Opinión, por Héctor Luis Lacreu

Las hipótesis sobre el Covid-19, aunque verosímiles, no siempre son verdaderas

Que el COVID19 sea una mutación natural o una creación artificial, que se haya dispersado en forma natural o aviesamente intencionada, son hipótesis cuya comprobación no es prioritaria. Hoy, lo urgente es construir buenas hipótesis para poder avanzar con el doble propósito de encontrar un tratamiento que sane a los pacientes que ya tienen la enfermedad y de una vacuna para prevenir nuevos contagios.

Sin embargo, como suele ocurrir, aparecen los oportunistas y negacioncitas pretender desacreditar los avances de las investigaciones científicas, sin proponer otras soluciones a cambio. Son los terraplanistas de la salud pública entre los cuales existen supuestos científicos, periodistas y todólogos con una vanidad extrema.

En realidad, son opinólogos que persiguen su vedetismo no por mérito de sus investigaciones, sino porque ponen en duda los descubrimientos de los científicos que trabajan seriamente y comparten y hacen públicos sus hallazgos y sus incertezas. Por otro lado, estos opinólogos perversos, intentan desacreditar a los científicos, y de paso a la ciencia, echando un manto de duda sobre las hipótesis de trabajo. Incluso, algunos niegan su existencia, pese a que los científicos del Malbrán descifraron el genoma de tres cepas y en la National Geographic se publicaron varias fotos del virus.

Parece que ignorasen que las hipótesis sólo pueden invalidarse con otra/s que los hechos y pruebas demuestren que sea mejor que la vigente, hasta que aparezca una Tesis, que tampoco será eterna. Aunque parezca obvio, hay que insistir una vez más que las hipótesis no siempre son verdaderas, pueden ser incorrectas, pueden perfeccionarse y pueden rechazarse, pero en “el mientras tanto” sigue vigente la hipótesis que mejores resultados ofrece.

Esta breve reflexión epistemológica, también vale para los ciudadanos que se dejan seducir por las interpretaciones apocalípticas y perversas que pretenden sembrar pánico en la comunidad. En efecto, la finalidad de esa extorsión es que la gente atemorizada adhiera y financien con un “me gusta” sus posteos y blogs, o que se sumen a las místicas huestes evangelistas neopentecostales del sanamiento divino.

Estos evangelistas, además de sumar seguidores “desilusionados” ayudan a desacreditar “la política” apoyando a los empresarios que, negando a la política llegaron a los más altos cargos. Así, estos grupos que han bendecido a Macri, también inspiraron a Bolsonaro de Brasil y a Añez en Bolivia y apoyan de Trump en USA y Piñera en Chile son las que también apoyan el MODELO NEOLIBERAL del capitalismo financiero, del libre mercado que a toda costa privilegia la continuidad de los negocios a la preservación de la vida.

Ese modelo es el que atentó y atenta contra la ciencia, la salud la educación de un estado de bienestar que en Argentina se pretende recuperar con el inteligente liderazgo del presidente Alberto Fernández y su equipo. Cabe destacar que esta buena gestión tiene una fundamental orientación ideológica basada en el MODELO NACIONAL Y POPULAR que desde el 10 de diciembre de 2019 comenzó a desarrollar las promesas electorales, condensadas en la Plataforma del Frente de Todxs.

Después, estamos los ciudadanos que no nos dejamos seducir por las visiones apocalípticas y que deberíamos poder decidir quienes nos inspiran mayor confianza. Nuestra responsabilidad social y política es revisar la autoridad moral y científica de los diferentes emisores de informaciones, datos y noticias, y evaluarlos tanto por sus actos como por el prestigio y reconocimiento en la construcción de conocimientos científicos.

Hector L. Lacreu

Abril 2020


 

 

 

 

 

 
   
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  <script type="text/javascript">

var _gaq = _gaq || [];
_gaq.push(['_setAccount', 'UA-16873126-1']);
_gaq.push(['_trackPageview']);

(function() {
var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true;
ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js';
var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s);
})();

</script>

  googlea5ed8c6199e1c16d.html