Opinión - Por Félix Quiroga Besso

Un Triángulo de las Bermudas en Villa Mercedes

En avenida Mitre, a lo largo de la cuadra que va de Remedios de Escalada a Maipú, existe desde hace varios años un verdadero “triángulo de las Bermudas” donde desaparecen, más temprano que tarde, las normas de la legalidad que rigen las habilitaciones comerciales requeridas para establecer un negocio.

En esa cuadra anterior a la sede del edificio municipal, en los últimos años se instalaron negocios clandestinos, o ilegales, consentidos por la pasividad o connivencia de los inspectores municipales del UCIM, el organismo que debe controlar las habilitaciones.

Los vecinos de la zona debieron luchar contra boliches bailables, “Mora” y “Pachuco” habilitados como Pizzerías. Negocios de “pirotecnia” clandestinos que pertenecían a un funcionario municipal. Y en la actualidad una “braseria” que desde hace meses funciona sin habilitación alguna, en un local precario, con proliferación de ratas, ruidos molestos, y condiciones de higiene dudosas, y que no reúne las condiciones bromatológicas mínimas para el expendio de comidas.

La situación de irregularidad ha sido denunciada por vecinos ante el tribunal de contralor municipal, y la jueza municipal de faltas. Los vecinos claman por la clausura del local, pero el Jefe de Inspectores del (UCIM) sr. Jorge Rodríguez, dice que está todo en orden, pese a las reiteradas denuncias sobre infracciones cometidas por la braseria clandestina.

Recientemente dos inspectores del UCIM fueron separados de sus cargos, por haberse comprobado que solicitaban “coimas” a distintos comercios. No obstante inspectores del desprestigiado organismo actúan de “protectores” de la brasería clandestina, y no registran las infracciones, o no envían, como es su obligación, las actas, a la Jueza Municipal de Faltas.

¿Cómo se explica que a veinte metros del edificio municipal, y sede del UCIM funcione un local clandestino que expende comidas? Dicen los mal pensados que, como en años anteriores, y pese a su evidente ilegalidad, la permanencia de esos negocios tiene que ver con el “padrinazgo” o la propiedad de algunos de esos negocios por parte de funcionarios del municipio.

Ahí no más, casi en la esquina de Pedernera y Maipú, funciona otro negocio clandestino de expendio de comidas, cuya propietaria real sería una funcionaria de Defensa Civil Municipal.

Hace más de 40 días que una vecina ha preguntado formalmente, mediante expediente, por la habilitación de la “rotisería” y/o “braseria” colindante con su propiedad, sin respuesta alguna.

Clandestinidad, y negocios sin habilitación. El UCIM no caza ningún pájaro, ni que se lo pongan en la boca. Pero el Jefe de Inspectores Jorge Rodriguez, asegura que está todo bien.

Dicen los vecinos, que si no tienen respuestas a sus reclamos, y los funcionarios involucrados siguen haciéndose los opas, agotadas las instancias ante el municipio, concurrirán a la justicia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  <script type="text/javascript">

var _gaq = _gaq || [];
_gaq.push(['_setAccount', 'UA-16873126-1']);
_gaq.push(['_trackPageview']);

(function() {
var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true;
ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js';
var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s);
})();

</script>

  googlea5ed8c6199e1c16d.html