Sin sorpresas

Adolfo selló su acuerdo con el Macrismo

Después de la aplastante derrota que sufrió el Senador Nacional Adolfo Rodríguez Saá en las elecciones a gobernador del 16 de junio, donde quedó tercero, blanqueó ahora su relación con Mauricio Macri. La presencia de Miguel Ángel Pichetto facilitó la situación para simular un nuevo acercamiento, aunque desde las elecciones de 2015, cuando como presidente del PJ no apoyó al candidato de su partido, sino que dio "libertad de acción" a los afiliados para que votaran como más les gustara. El porcentaje de votos obtenidos por Macri en San Luis -el segundo más alto del país después de Córdoba- la "libertad de acción" fue un claro direccionamiento.

El operador del gobierno nacional en San Luis en Buenos Aires, integrante del equipo de Rogelio Frigerio, Ignacio "Nacho" Morris, fue uno de los primeros en postear la foto del encuentro y elogiar la actitud de Adolfo por Twitter: "Hoy es un momento bisagra en nuestra historia. Es un momento que reclama grandeza y que requiere pensar en las próximas generaciones. Bienvenidos quienes se suman a trabajar por el futuro de la patria. Los Argentinos juntos somos imparables @mauriciomacri @Adolfo_RSaa", dijo el joven funcionario.

Pero más allá de esta foto producto de la reunión de hoy, las relaciones entre el macrismo y Adolfo nunca se cortaron.

Fue él, aunque se haya preocupado en desmentirlo, quien le dio el quórum al oficialismo a través de los diputados que le respondían, para que el gobierno pudiera tener su presupuesto.

No escapa a nadie que la única funcionaria que permaneció en el cargo como Rectora de una nueva universidad nacional, fue su hija Agustina, que no sufrió peripecias en la Universidad Nacional de los Comechingones, a contramano de los avatares que debió pasar la Universidad Nacional de Villa Mercedes, donde terminó recalando un ultra oficialista como el cuestionado David Rivarola.

Más atrás en el tiempo, aunque no ligado particularmente a Macri, pero si al neoliberalismo que éste profesa, Adolfo fue el mejor alumno de Carlos Saúl Ménem con la matriz privatizadora: entregó el manejo del presupuesto del hospital público a una fundación que manejaba la hija de Domingo Cavallo, vació y pasó a manos privadas al Banco Provincia y también a la vieja Seslep, que pasó a ser Edesal S.A., la que, tras varios pases de manos, llegó a propiedad de una persona extremadamente cercana a él: el ingeniero Mario Rovella, que apenas tenía un par de camionetas usadas y una pequeña empresita, cuando le encomendó hacer el Monumento al Pueblo Puntano de la Independencia y comenzó su salto a la fortuna.

Pero parece que a la hora de las alianzas, las cosas no quedarían allí y los próximos días podría haber importantes novedades en el plano local, que podrían dejar descolocados a sus propios seguidores. Es cuestión de tiempo -y de resolver los tira y aflojes propios de una negociación- para que esto también pueda salir o no a la luz.

Informe: Gustavo Senn
gustavosenn@gmail.com

 


 

 

 

 

 

 
   
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  <script type="text/javascript">

var _gaq = _gaq || [];
_gaq.push(['_setAccount', 'UA-16873126-1']);
_gaq.push(['_trackPageview']);

(function() {
var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true;
ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js';
var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s);
})();

</script>

  googlea5ed8c6199e1c16d.html