Tras las presiones del Ejecutivo, el juicio contra Cristina Kirchner arranca el martes

La Corte Suprema informó que no suspendió el juicio que involucra a la ex presidenta y que devolverá la causa “en tiempo oportuno”. Pero también advirtió sobre posibles nulidades por deficiencias procesales. La Cámara había adelantado también que sería suspendido, pero después de la fuerte presión político mediática, se desdijo y confirmó que el 21 se iniciará. Su abogado Gregorio Dalbón indicó que se presentará a la audiencia. "Le aconsejé que vaya divina para que salga bien en las fotos que es lo único que les importa", ironizó.

 

La Corte Suprema de Justicia aclaró que el pedido de los expedientes del juicio denominado «Vialidad», no suspende la audiencia oral para el próximo martes que juzgará la presunta responsabilidad de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

En el punto siete del comunicado emitido el jueves, la Corte mencionó que «dicho pedido (de los autos) no suspende el juicio oral en trámite, ni hubo decisión alguna del Tribunal Oral en ese sentido».

Luego aclaró que «la medida es al solo efecto de examinar la causa que, una vez extraídas y certificadas las copias pertinentes, será devuelta al tribunal, en tiempo oportuno».

En el mismo tono aclaratorio, la comunicación señaló que "existen ante el Tribunal (la Corte), además de la causa de referencia, un total de ocho recursos más que fueron deducidos por las partes en el marco de la causa principal 5048/2016, todos ellos en trámite".

El máximo tribunal de justicia decidió hacer públicos estos argumentos "ante la difusión de diversas informaciones vinculadas al expediente mencionado, que no tienen ninguna relación con los hechos".

 

El comunicado tuvo dos versiones. Primero, el Centro de Información Judicial (CIJ) publicó un texto que era claramente un borrador, que luego fue modificado y ampliado. En la segunda versión, que incluyó 10 puntos, plantearon que mientras se debe velar porque no se demoren los procesos judiciales –sobre todo en causas sensibles–, al mismo tiempo hay que contemplar que se respete el derecho a la defensa y que los juicios no terminen viciados de nulidad. En los puntos 8, 9 y 10 del comunicado, la Corte lo explicó de la siguiente manera: “En el contexto actual de las causas mencionadas podrán satisfacerse simultáneamente por un lado la necesidad de que los procesos judiciales en temas tan delicados avancen, y por el otro, el respeto del derecho de defensa de los imputados. De este modo se evitará reincidir en anteriores experiencias jurisdiccionales en las que por no haber ejercido un control oportuno los procesos llevados adelante culminaron nulificándose por deficiencias procesales no atendidas en su debido momento, generando desconfianza en la sociedad”. Y agregó que “la Corte debe cumplir con su misión de guardián de las garantías constitucionales que corresponden a todos los ciudadanos por igual”.

La interpretación más fuerte de estos párrafos, en apariencia contradictorios, es que la Corte le está diciendo al Tribunal que empiece con el juicio si así lo dispone, pero que sepa que en cualquier momento puede ser objetado el proceso o bien le podrían ordenar al TOF 2 que efectúen las pruebas pedidas por la defensa de la ex presidenta.

 

 

 

 

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  <script type="text/javascript">

var _gaq = _gaq || [];
_gaq.push(['_setAccount', 'UA-16873126-1']);
_gaq.push(['_trackPageview']);

(function() {
var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true;
ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js';
var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s);
})();

</script>

  googlea5ed8c6199e1c16d.html